Proyecto Sempiterna, tecnología sin fin